Home / Destinos / Jánico: ecoturismo puro
Amanecer en Janico

Jánico: ecoturismo puro

Con cuasi siglo y medio de fundado, Jánico es uno de los municipios más antiguos de la provincia de Santiago. Allí, donde abundan las zonas boscosas y ríos en sus áreas colindantes, nació en la década de los 80 Fundejánico, en principio, un comité de janiqueros que buscaba proteger y promover el disfrute y uso racional de sus recursos naturales y crear un parque botánico en unos terrenos desertados del pueblo.

Lo que se inició como un parque botánico y recreativo, y contando con el soporte técnico del Plan Sierra, luego se convirtió en la Reserva y Escuela Ecológica Santo Tomás de Jánico, albergando un proyecto educativo ecológico y al segundo jardín botánico existente en el país: Santo Tomás; ambos al pie de una montaña con poco más de quinientos metros de altura.

Reserva y Escuela Ecológica de Jánico

Jardin Botanico de Janico
Jardin Botanico de Janico

Fundejánico se encarga de administrar y dar mantenimiento tanto a la escuela como al parque. El complejo ecológico está dividido en tres áreas fundamentales: escuela ecológica, área recreativa y una zona silvestre.

La escuela es un proyecto que se ideó para brindar educación ambiental a estudiantes del sector que abarca el Plan Sierra, pero en la actualidad reciben personas de todas partes del país interesadas en aprender sobre medio ambiente y conocer el proyecto. En la escuela se imparten talleres sobre temas ecológicos, y se enfatiza la sensibilidad por el medio ambiente y el contacto directo con la naturaleza; cuentan con espacios de dormitorios para unas 40 personas.

El área recreativa es un parque en la falda de la montaña donde se circunscribe el complejo, y bordea a la escuela ecológica. El parque, que se presta para la tranquilidad, contemplación de aves y plantas, hacer deportes, senderismo y recreación sana, tiene diferentes áreas para el esparcimiento de sus visitantes: infantil, deportiva, de picnic, anfiteatro, zonas de plantas frutales, medicinales y un vivero.

Mientras que el sitio silvestre o de bosque se refiere a la montaña que también lleva por nombre cerro Santo Tomás. Según un estudio realizado por el Jardín Botánico Nacional, esta reserva tiene unas 345 especies de plantas, de las cuales, el 22% son endémicas de la isla. Para subir hasta su cima, Fundejánico brinda acompañamiento y, desde sus miradores, se puede observar la zona urbana del municipio, Santiago y otros lugares aledaños.

Museo

En las instalaciones de Fundejánico existe el Museo Regional Antropológico de Jánico, el único museo de La Sierra con piezas de herencia aborigen encontradas en comunidades ubicadas dentro de los límites geográficos de esta parte de la Cordillera Central.

Este recinto cultural surgió en el año 1994 como iniciativa del señor Reynaldo Luna Pichardo, conocido en el poblado como Don Nano, quien quería mostrar piezas de origen taíno que había coleccionado hasta ese entonces.

Ecoturismo puro

Pese a que Jánico es el puente que une el corredor ecológico Jarabacoa-San José de las Matas, es una localidad con un desarrollo socioeconómico estancado; y aunque su localización en la Cordillera Central le dota de atributos paisajísticos con gran potencial para convertirse en un destino de montaña, no se hacen esfuerzos para impulsarlo.

‘‘Necesitamos que las autoridades inviertan, y nos ayuden a dar a conocer el parque, uno de nuestros principales atractivos’’, expresa Alejandro Ureña, miembro directivo de Fundejánico, ante la pregunta de por qué el proyecto no ha impactado en el desarrollo socioeconómico del municipio.

INFORMACIÓN ADICIONAL

El museo antropológico de Jánico, fundado el 16 de marzo de 1994, fecha de la conmemoración de los 500 años de la construcción de la fortaleza Santo Tomás de Jánico, es un referente para el estudio de los primeros pobladores de la Cordillera Central.

La Reserva y Escuela Ecológica Santo Tomás de Jánico recibe el apoyo moral, económico y técnico de Fundejánico; además, un subsidio del Plan Sierra y la Alcaldía Municipal.

La escuela ecológica tiene un salón de clase, sala de Internet, herbario y museo; además, dormitorios y cocina.

ACOMPAÑAMIENTO.

La reserva contiene 345 especies vegetales que pueden apreciarse en el ascenso a la cima. Desde allá, se miran ciudades como Santiago y otros pueblos.

BOSQUE.

El cerro Santo Tomás, con una altura aproximada de 540 metros sobre el nivel del mar, es una reserva de bosque que se ha regenerado por sí solo.

PAISAJES.

El municipio de Jánico cuenta con espacios con gran potencial para el turismo, que pueden ser impulsados. (Por Humberto Adames / Listin Diario)

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *